Acerca de los juegos de BMX

Desde tiempos inmemoriales, las carreras de motos han atraído a los niños que soñaban con conducir un amigo de dos ruedas mientras competían con otros en pistas de carreras especiales equipadas con saltos y boxes. Pero las motos para eventos deportivos son caras, y su mantenimiento mecánico no era tan sencillo. Aprender a controlar una motocicleta requiere años de entrenamiento, y el deportista trabaja constantemente para mejorar sus habilidades. Así que los niños se hartaron y crearon su propio deporte y lo llamaron BMX.

Hicieron pistas especiales basadas en los diseños de aquellas en las que competían los corredores profesionales. Pronto, este nuevo deporte se hizo tan popular que se empezaron a fabricar bicicletas especializadas para él. Y entonces, empezaron a aparecer las primeras competiciones profesionales. Empezando como un simple entretenimiento juvenil en el patio trasero, el BMX se ha convertido en un deporte independiente que incluso ha superado en popularidad a su antecesor, el motocross.

Sin embargo, el BMX evolucionó muy rápidamente de las carreras ordinarias a las carreras de acrobacias, en las que los corredores realizan geniales acrobacias saltando sobre la barandilla, escalando montañas, deslizándose por paredes verticales y saltando sin miedo desde grandes alturas. Ahora, se pueden encontrar más de mil modelos especializados de bicicletas diseñadas para realizar trucos, y hay plataformas con saltos y arcos en casi todos los barrios de cualquier ciudad europea y americana. Y, por supuesto, ¡los juegos de BMX no podían dejar de aparecer! Todavía no hay tantos, pero todavía puedes encontrar muchas oportunidades interesantes para realizar hasta 30 trucos diferentes y saltar por encima de las rampas.